mice in the cloud

Actualidad

03/12/2013

El Auditorio Caja de Música de Cibeles, localización privilegiada para eventos

El edificio fue declarado Bien de Interés Cultural con categoría de Monumento en 1993

El Auditorio Caja de Música está ubicado en el Centro Cibeles de Cultura y Ciudadanía, en Madrid. Un edificio simbólico de la capital: el Palacio de Cibeles.

Un siglo separa los dos grandes proyectos arquitectónicos que marcan la vida de este edificio. Un edificio funcionalista que ensalza, la trascendencia de los servicios que se prestan, como su localización privilegiada junto a los antiguos jardines de recreo de El Buen Retiro y ubicado en el cruce de los dos principales ejes neurálgicos de la ciudad donde reina La Cibeles.

El edificio fue declarado Bien de Interés Cultural con categoría de Monumento en 1993.

Incorporado al patrimonio municipal en 2003 mediante un protocolo de colaboración con el entonces Ministerio de Hacienda, dio comienzo su proceso de transformación para convertirse en sede del Ayuntamiento de Madrid y de un nuevo centro cultural abierto al ciudadano del siglo XXI.

Auditorio 'Caja de Música'

Situado en la planta subterránea se encuentra este nuevo espacio (que no existía en el edificio original) está ubicado bajo la Galería de Cristal. Con un aforo de 270 personas y acondicionado especialmente para la música de cámara, permite acoger también  otras actividades de diferentes formatos como conferencias, congresos y seminarios.

Otros espacios

El Palacio de Cibeles cuenta además con 5.000 m2 de áreas expositivas distribuidas, principalmente, en las plantas 1, 3, 4, y 5 en los que se acogen proyectos artísticos e iniciativas sobre cultura urbana, local, nacional e internacional, y propuestas de reflexión en torno a la ciudad actual, sus habitantes y las urbes del futuro.

Otro de sus espacios emblemáticos es la Galería de Cristal que nace al cubrir el antiguo pasaje Ruiz de Alarcón, antes ocupado por vehículos de reparto de correo.

Cuenta con un total de 2.800 metros cuadrados, cerrado por la estructura de una bóveda acristalada de forma orgánica, construida con casi 2.000 cristales triangulares, todos diferentes entre sí.

El mirador situado en la gran torre del palacio, por primera vez, es accesible al público y ofrece una panorámica privilegiada de la ciudad.