mice in the cloud

Blog

23/08/2017

Pon un Facilitador en tu Evento Parte I

Hoy en día se vive en el mundo de las reuniones, el problema es que muy pocas de ellas son productivas y eficientes. En la era donde el tiempo en uno de los mayores activos los meetings acaparan mucho de él sin que realmente se aproveche este tiempo.

Hoy en día se vive en el mundo de las reuniones, el problema es que muy pocas de ellas son productivas y eficientes. En la era donde el tiempo en uno de los mayores activos los meetings acaparan mucho de él sin que realmente se aproveche este tiempo.


En primer lugar, hay que definir a esta figura que cada vez cuenta con un papel más relevante en éxito de un evento. De acuerdo con la consultora, Mindmeeting, en su guía Facilitation at a Glance, es aquel que estructura y gestiona las relaciones entre los integrantes de un grupo de manera que funcionen de manera eficiente y tomen decisiones de calidad. Dicho de otra manera, es aquel que ayuda a los participantes del evento a conseguir sus objetivos. El facilitador se centra en el proceso, dejando el contenido a los participantes. Su trabajo consiste en estructurar las relaciones entre el grupo no interfiriendo en el contenido.

 

Un facilitador tiene que tener una serie de cualidades que debe poner en práctica independientemente del evento que participe y que se convierten en la base de tu trabajo, aquí están las principales:


1. Permanece neutral sobre el contenido. El facilitador es un actor neutral que no participa en el debate ni impacta en las decisiones.


2. Escucha activa. Es una escucha para entender no para juzgar, el lenguaje corporal y el contacto visual pueden usarse para reconocer aportaciones o propiciar que alguno de los participantes intervenga.


3. Hacer preguntas. Las preguntas son una de las herramientas más potentes de los facilitadores. Gracias es ellas se puede descubrir información oculta, confirmar consenso y asunciones o cambiar el clima de la reunión.


4. Parafrasear. Esta técnica consiste en repetir lo que el grupo ha dicho, de esta manera, los participantes ven reconocidas sus aportaciones y que se les está escuchando.


5. Resumir conclusiones. El facilitador resume las ideas compartidas por los participantes al final de cada debate. El objetivo de esta actividad es asegurarse que todo el mundo ha entendido las ideas, para comprobar que son correctas y para dar por concluido esta parte del debate.


En conclusión, la tarea de facilitar un evento conlleva de una preparación y de un conocimiento de dicho papel, la preparación antes del evento es esencial para el desarrollo de una buena práctica.

La próxima semana en la Parte II, se hablará de otras cinco técnicas que el facilitador debe aplicar en su trabajo y las fases a la hora de preparar un proceso de facilitación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *