mice in the cloud

BILBAO

La ciudad-milagro

Para los que conocieron el Bilbao de los 80, aquellos duros años de la reconversión industrial, es como si se hubiese obrado un milagro. A la ciudad no la reconoce ni su madre. La inauguración del Guggenheim, en el 97, constituyó ciertamente el punto de inflexión. Pero este acontecimiento no fue más que el principio de una profunda regeneración en arquitectura, espacios, planta hotelera, cultura y ocio que hoy hacen las delicias de su pujante turismo de negocios.

Fernando Sagaseta   © MEET IN


ACCESOS

El aeropuerto de se encuentra a 12 kilómetros de la capital vizcaína, en el término municipal de Loiu. En 2011 se puso en servicio una renovada sala de llegadas, totalmente cerrada y climatizada, así como ocho nuevos ascensores y dos rampas de conexión entre la planta de llegadas y la galería que une con el aparcamiento.

La previsión es que en 2016 las tres capitales vascas estén enlazadas entre sí por alta velocidad ferroviaria, así como con Madrid y Europa. Para esto último, Francia tiene que construir su parte hasta Burdeos.

Tras cuatro años y medio de trabajos y una inversión de 215 millones de euros, acaban de concluir las obras de los nuevos accesos a Bilbao desde la autopista AP-8 por la zona del estadio de San Mamés. En total, suman 8 kilómetros de nuevas carreteras y absorberán el tráfico de entrada y salida a la capital vizcaína de los vehículos que procedan o se dirijan por la autopista desde o hacia Gipuzkoa y Cantabria, así como de los que circulen por el corredor del Cadagua.

 

CONEXIONES AÉREAS

Alicante, Ámsterdam, Barcelona, Berlín, Bruselas, Dublín, Dusseldorf, Estambul, Fráncfort, Ginebra, Gran Canaria, Lanzarote, Lisboa, Londres, Madrid, Málaga, Manchester, Milán, Múnich, Palma de Mallorca, París, Roma, Santiago de Compostela, Sevilla, Stuttgart, Tenerife, Valencia, Venecia y Vigo.

 

LA CIUDAD

El paso de ciudad hostil a ciudad acogedora no tiene vuelta atrás. Bilbao ha dado la espalda a la industria obsoleta y abraza al turista con entusiasmo, especialmente el de reuniones. Además de los espacios transformados, tampoco pierde vigor el casco antiguo, el lugar ideal para salir de pintxos. El toque burgués de un pasado económicamente boyante se descubre en los espléndidos edificios históricos de la zona, especialmente en la Plaza Nueva.

Cruzando la ría, el trazado de la Gran Vía Don Diego López de Haro muestra la esencia comercial de la ciudad, donde no renuncian a estar presentes las grandes firmas internacionales. A mitad de camino encontramos el corazón del ensanche, la Plaza Moyúa, flanqueada por el hotel Carlton, un clásico del lujo y del glamour, y el palacete de Víctor Chávarri. No muy lejos se encuentra el pulmón de la ciudad, el parque de Doña Casilda Iturrízar, aunque los bilbaínos prefieren llamarlo el “parque de los patos”, pegado al palacio de Congresos, al flamante hotel Meliá Bilbao y al Museo de Bellas Artes.

Uno de los placeres que ha descubierto la regeneración de la ría, tanto a bilbaínos como a visitantes, es el paseo. La ciudad es suficientemente pequeña como para cruzársela andando en media hora, pero suficientemente grande para albergar una oferta de cultura, ocio, shopping y gastronomía que puede responder a las expectativas de cualquier grupo. Para los más perezosos está el EuskoTran, un tranvía que discurre silencioso paralelo al Nervión y que conecta los principales puntos de interés de la ciudad.

 

Y ADEMÁS

La última joya de la ciudad y la más alta, con sus 165 metros de altura, es la Torre Iberdrola, finalizada hace poco más de dos años. El proyecto es del argentino César Pelli, el mismo autor de las Torres Petronas de Kuala Lumpur. Finalmente la obra se ha dedicado enteramente a oficinas, tras desecharse la idea de albergar un hotel de cuatro estrellas en sus primeras plantas. El edificio está dotado de un helipuerto para emergencias.

 

FACILIDADES

Con la tarjeta Bilbao Card los visitantes y congresistas obtienen descuentos entre el 10% y el 50% en museos, espectáculos, tiendas, restaurantes.

 

DESPUÉS DE LA REUNIÓN

Paseos en barco por la ría. La recuperación de la ría supuso además una intensa labor de limpieza de sus aguas. La compañía Bilboats) ha aprovechado esta  circunstancia para programar recorridos en barco desde el puente del Ayuntamiento hasta la entrada del canal de Deusto. Aparte de sus salidas habituales ofrece singladuras a la carta para grupos y empresas.
www.bilboats.com

Exhibición de deportes típicos vascos. Acompañada de explicación por parte del guía sobre las normas y reglas de la pelota vasca o el cesta punta.

Visita de una txakolineria. Excursión con paradas en varias localidades pesqueras hasta Gernika para visitar una bodega de txakoli, el vino típico de la región, con cata y degustación de pintxos.

Almuerzo o cena en un txoko. Algunas de estas sociedades gastronómicas privadas realizan ocasionales excepciones para aceptar la visita de personas ajenas. 

Deportes rurales. Los grupos pueden pasar una mañana divertida practicando deportes ancestrales como la txinga-probak, una competición para llevar una pesa en cada mano el mayor tiempo posible; o la soka-tira, demostración de fuerza entre dos equipos tirando de sendos extremos de una soga.

Viaje en Globo. Para disfrutar de la Reserva de la Biosfera de Urdaibai, una joya de la naturaleza vasca donde hay centros de multiaventura para realizar travesías en canoa, tiro con arco o circuitos de orientación.

 

EXTENSIONES

Para programar alguna extensión, lo más recomendable son las excursiones por la Costa de Bizkaia, la región de Las Encartaciones, El Duranguesado, la Reserva Natural de la Biosfera de Urdaibai, los valles del Nervión y del Arratia y, cómo no, la histórica villa foral de Gernika.

 

CONVENTION BUREAU

Plaza Ensanche, 11
48009 BILBAO

Tel. 94 479 57 70
bicb@bilbaoturismo.bilbao.net

 

MÁS INFO